sábado, 13 de enero de 2018

Un mundo sin dinero




Por Florencio Ml. Tejada
El mundo de hoy, se encamina cada vez más, a desistir el uso del papel moneda tal como lo conocemos y transformarse en pagar con dinero digital y para ello cada vez más se crean nuevas modalidades.
La tarjeta de crédito y débito, denominada dinero plástico, se ha generalizado en su uso trayendo economía a las empresas ya que, en el caso de las de débito, los pagos por nómina se hacen por éste sistema ahorrando la realización la impresión y llenado de cheques, la consolidación de estos o como se venía realizado, pagando en efectivo mediante sobres por el sueldo de cada uno de los empleados.
Es decir, el ahorro en impresión de cheques, confección de estos y su conciliación, ahora simplemente se realiza con un listado proporcionado a la institución financiera que se encarga de colocar en cada una de las cuentas de los trabajadores las partidas correspondientes.
La otra modalidad que viene tomando cada día más fuerza, es el pago mediante el teléfono, sobre todo del celular, donde las transacciones se realizan de manera inmediata, es decir no usando el dinero físico.
De la misma manera están las transferencias bancarias, no es necesario que el que paga y el que recibe tengan cuentas en el mismo banco, se puede hacer interbancaria, de un banco a otro.
Todo ello viene, según los estrategas, a tener mayor seguridad por no usar el dinero las acciones delictivas de aquellos que quieren hacerse de lo ajeno sería menor.
Pero la realidad del no uso de dinero físico no es exactamente ese. Lo lucrativo es lo primordial. Para las operaciones con tarjeta o el teléfono, alguien tiene que estar en el medio del que paga y el que recibe y ese alguien por estar en el proceso de intermediación cobra una comisión.
Es cierto que el dinero plástico y el teléfono son buenos medios para recibir o pagar, es lo que se le vende al usuario, nunca se le informa que le intermediación hay un proceso lucrativo.
En estos gastos con el denominado plástico, al existir un pago al intermediario, el vendedor del producto coloca el pago del porciento de la intermediación al producto por concerniente el precio de lo adquirido es superior al que si lo comprara con papel moneda.
Pero el modernismo impone forma y formas. Ya hay países como Holanda donde los billetes han perdido toda tratamiento de realeza, al punto de que en algunos comercios ya no los aceptan como medio de pago y han adoptado las tarjetas de débito como única manera de pagar. Eso suceden en muchas partes del mundo, con billetes no compra nada.
Los comerciantes, alegan y con razón, que con aceptar el pago plástico o por teléfono, se ahorran tener controles más estrictos en el uso del dinero, no tienen que tener cajas fuertes, ahorran tiempo y por tanto menos personal contando y recontando dinero, entre otras cosas.
No hay que descartar que las transacciones electrónicas son más baratas, seguras y convenientes.
En Suecia, algunos habitantes están teniendo serios problemas tratando de buscarle una salida a la montaña de billetes que los bancos o comercios no quieren aceptar.
Algunas culturas son muy renuentes a renunciar al dinero en efectivo, como el caso de Alemania que se resiste a seguir con el pago en efectivo, pero ya el 88 por ciento de la población tiene al menos una tarjeta débito. Pero en Kenia y Tanzania está el sistema telefónico de pagos llamado M-Pesa, a través de los cual millones de personas cancelan servicios, reciben sus salarios, compran ganado e incluso hacen pequeñas compras en mercados locales.
Los consumidores son de la creencia de que el uso del efectivo les permite tener un mejor control sobre sus gastos, sobre todo cuando van a realizar compras pequeñas y se ven en la “obligación” de adquirir mercancías no imprescindibles cuando estas transacciones se realizan con tarjetas.
Según banca y negocios, en Países Bajos el 98% de la población tiene por lo menos una tarjeta débito. Suecia: el 96%. Reino Unido: el 88%, Canadá el 88%. Francia: todas las transacciones mayores a 3.000 euros se hacen electrónicamente. El 69% de la población tiene al menos una tarjeta débito.
Bélgica: tienen una ley que sanciona por 225.000 euros a quienes excedan el límite de pagos en efectivo de los 3.000 euros. En este país, el 86% de la población tiene por lo menos una tarjeta débito, pero no olviden, que el beneficio del dinero plástico no es del que la posee, también del intermediario que se lucra con cada operación que se realiza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Moca, Espaillat, Dominican Republic
Informaciones publicadas en El 54 Moca, República Dominicana. E-Mail: flore_54@yahoo.es