domingo, 14 de octubre de 2018

La factura como elemento de prueba



Por Florencio Ml. Tejada
Los documentos fuentes, es decir aquellos que sirven como base para el registro de la información contable, como son las facturas, los cheques y recibos, entre otros, son los documentos que sirven como medio de prueba en el momento que se presente alguna inconsistencia por lo que para que estos tengan valides no debe presentar borradura, tachaduras o que sea ilegible.
Nos vamos a referir, en éste artículo, a la factura. La factura es proporcionada por el vendedor de un bien o servicio y como se expresó anteriormente ésta debe, en primer lugar, ser legible ya que de su claridad puede depender que ese elemento pueda probar su contenido.
En la actualidad la forma de impresión se realiza en una imprenta, en una impresora que usa papel normal o en papel denominado térmico, papel éste que es sensible al calor, imprime a través de una tecnología llamada “impresión térmica directa”, que es la que imprime sin usar tinta alguna ya que lo hace por medio del calor.
Es en éste último papel donde se presentan las mayores dificultades ya que el mismo tiende a borrarse o llegar a un estado de que se torna ilegible ya sea por estar en un lugar donde le da luz o si se le pasan los dedos, de una u otra manera pierde legitimidad.
La calidad de ese papel y de la tinta que es usada perjudica de manera especial a los pequeños y medianos comerciantes que en sus labores de compra toman esa factura y la van almacenando en algún lugar, sin tomar las medidas necesarias y a la hora de hacer el reporte a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) en el formulario 606, en el caso de las compras, se da cuenta de existen algunos documentos fuentes que han perdido total o parcialmente  el texto por lo que se hace imposible hacer el reporte a la DGII.
O está borroso el Registro Nacional de Contribuyente (RNC) del vendedor, la fecha, el número del comprobante, o de cualquier dato de interés para ser registrado en el formulario correspondiente para ser remitido a la DGII en el tiempo que el mismo debe ser reportado.
Al ser la factura un documento que se puede considerar como prueba tanto para demostrar la calidad, marca o garantía de un producto, si la misma ha perdido la información el adquiriente no tiene forma alguna de demostrar su queja o hacer el reporte necesario ante el organismo correspondiente.
Es necesario que la Dirección General de Impuestos Internos tome medida sobre la calidad del papel a usar en los denominados Comprobantes Fiscales, que como bien es sabido deben ser guardado por un período de cinco años como elemento que justifique cualquier inconsistencia que se presente y donde sea necesario mostrar las pruebas necesarias,
Otro organismo que debiera entrar en operaciones el  Instituto de Protección de los Derechos del Consumidor (ProConsumidor), ya que se pueden presentar casos como la devolución, cambio de productos o reclamar garantía de un bien que se haya adquirido, por lo que repito, tanto la DGII como PROCONSUMIDOR deben elaborar mecanismos para que el papel que sea usado en los documentos antes anteriores sea del mismo tipo, es decir homologado y que tengan la calidad para que no pierdan su valor de prueba en el tiempo.

viernes, 12 de octubre de 2018

El PST y el 607



Por Florencio Ml. Tejada
Las nuevas tecnologías y formas de hacer las cosas nos han obligado a desaprender para aprender de nuevo, situación que se da en todas las ramas del saber y ese desaprender y aprender de nuevo lo manifiesta, en éste caso, la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) que con sus normas reglamenta el sistema tributario.
El 25 de septiembre del año 2014, la DGII emitió la Norma 06-2014 donde en Artículo 3, comunica sobre quienes están obligados a informar sus ventas y operaciones en el denominado formulario 607 y expresa las personas jurídicas, las personas físicas, negocios de único dueño y entidades gubernamentales, que estén obligadas a emitir números de comprobantes fiscales (NCFs), de conformidad a la normativa tributaria vigente, las informaciones de ventas y operaciones efectuadas correspondientes a los ingresos generados, sustentados con los números de comprobantes fiscales, atendiendo al formato que aparece en esta Norma General para esos fines”.
Pero a seguida añade el párrafo identificado como número 1, donde hace una excepción y manifiesta que “se excluyen del presente artículo, los contribuyentes acogidos al Procedimiento Simplificado de Tributación (PST) de conformidad con el Reglamento 758-08”.
Tomando como base lo anterior, se deprende que los contribuyentes acogidos al Procedimiento Simplificado de Tributación no están obligado a reportar sus ingresos en el formulario 607 lo que ha quedado en el pasado luego que el 9 de marzo del 2018 la DGII emitiera la Norma General 07-2018 que tiene dos artículos importantes para el tema a tratar.
El primero de ellos es el Artículo 2 que expresa que “todos los contribuyentes, incluyendo aquellos en regímenes especiales, deberán reportar en la forma y en los plazos que se establecen en la presente Norma General, las informaciones de las operaciones que sustentan”:
a) Costos y gastos para fines del Impuesto Sobre la Renta (ISR).
b) Adelantos utilizados como créditos para fines del Impuesto a las Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS).
c) Retenciones realizadas en ISR e ITBIS a terceros.
d) Retenciones realizadas en ISR e ITBIS por terceros.
e) Percepciones realizadas en ISR e ITBIS en aquellos casos en que la normativa establezca un régimen de percepción.
f) Detalle de las operaciones de compra y venta efectuadas.
            En el artículo 4 que se refiera a la remisión de ventas y operaciones (Formato 607) a la que hace referencia al Anexo B de la Norma, que estable que “se deberán remitir las informaciones de ventas y operaciones efectuadas y las retenciones del ITBIS y del ISR realizadas por terceros, sustentadas en facturas de crédito y comprobantes especiales”.
            En el anexo B se detallan las 23 columnas que tiene el formulario 607 una por una, lo que en primera fase deja establecido que se deben reportar las operaciones de los contribuyentes relativo a sus ingresos y agrega que hasta los contribuyentes con soluciones fiscales deben reportar en el 607 todas las operaciones que hayan sido autorizadas fuera la solución fiscal.
            Pero lo más contundente es lo que narra el artículo 12 de la norma 07-2018 cuando se refiera a derogaciones donde de manera contundente manifiesta que “la presente (Norma 07-2018) deroga la Norma General nº 06-14 así como cualquier otra Norma General igual o de inferior jerarquía o disposición que le sea contraria”, por lo que entiende que al derogarse la norma 06-14 la excepción de los contribuyentes acogidos al PST queda sin efecto.
            Por si la duda persiste, los contribuyentes que están acogido al PST y que no han remitido éste formulario, la Dirección General de Impuestos le pide que para autorizarle comprobantes fiscales deben hacer reportes expresando la cantidad de meses que deben informar. Si tuvieran exceptuado de enviar el 607 no tiene ningún sentido hacer éste reclamo.

domingo, 2 de septiembre de 2018

Facturas electrónica



Por Florencio Ml. Tejada
Los cambios que ha venido introduciendo la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) desde el 2017 se siguen materializando y como ya es de todo sabido los más recientes se escenificaron en enero 2018 con la introducción del anexo A al formulario IT-1 de la declaración del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados (ITBIS) y en el mes de mayo con la codificación de las facturas y las anexidades a las herramientas de envío, siendo lo más notable en las denominadas 606 y 607.
Para que se tenga una idea, las modificaciones realizadas en el 607, por si sola, sindican un aumento de las recaudaciones ya que, al disgregar, para citar sólo un caso, los impuestos a las telecomunicaciones en otras tasas, Selectivo al Consumo y el ITBIS bajan los gastos por éste concepto ya que lo que se hacía era que el Selectivo al Consumo (10%) y de contribución al desarrollo de las telecomunicaciones (2%) se le sumaban al valor de la factura. Recordar que en el 2016 la suma de estos tres impuestos fue de 17,012,200 millones, según fuentes oficiales.
Esa generación de ingresos de RD$17,012.2 millones, corresponden a RD$ 10,202,320 (60% del 30% que son los impuestos a pagar) al ITBIS, $5,670,170 (33.33% del 30%) al Selectivo al Consumo y RD$1,134.710 (0.667 del 30%) a Contribución para el desarrollo de las telecomunicaciones.
Pero el tema es la factura electrónica. Se estima que para el mes de enero del 2019 se inicie un plan piloto para la instalación de los sistemas necesarios para implementación de éste tipo de factura que se viene usando en Argentina, Chile, México, Costa Rica, Colombia, Australia y la Unión Europea. Así lo anunció el director general de la DGII, Magín Díaz.
Pero ¿qué es la factura electrónica? Es un documento donde se registran los productos o el servicio prestado con los impuestos correspondiente, es una versión de la conocida factura de papel siendo legalmente equivalente a esta y para qué sea sustentable debe contener una firma electrónica.
La implementación de éste nuevo sistema por parte de la DGII se enmarca en la lucha con la evasión fiscal, hoy éste tema parece una novedad pero que se viene trabajando desde el 2013 cuyos primeros anuncios previeron de Guarocuya Félix, exdirector general de la DGII.
Esta modalidad se estaría realizando por medio de sistemas de la Dirección General de Impuestos Internos enlazado con el sistema del contribuyente que permitirá simplificar de la determinación y pago de impuestos, mayor control y transparencia en el pago de estos.
Asimismo, la claridad y transparencia vendría dada en el momento de presentar las declaraciones de ITBIS, donde se podrá de una manera ágil y en tiempo record cruzar las informaciones recibidas validando que el ingreso reportado sea correcto impidiendo declaraciones con datos no coincidentes obligando a los contribuyentes hacer las correcciones de lugar.
Las pequeñas y medianas empresas que no cuentan con contabilidad organizada, contarían con soluciones fiscales.
Lo que pretende la DGII es llegar a la contabilidad electrónica, luego de haber transcurrido el camino de los Comprobantes y Soluciones Fiscales y las facturas electrónicas.
Este proceso, el de la contabilidad electrónica, del que se tiene poca información de su funcionabilidad se podría entender que la agencia tributaria va a exigir las declaraciones juradas y los Estados Financieros con sus anexidades por medio electrónica.  Con esto se realizarían los cruces, conciliaciones necesarias y la fiscalización más eficiente tomando así mayor control de las evasiones y los fraudes fiscales.

Datos personales

Mi foto
Moca, Espaillat, Dominican Republic
Informaciones publicadas en El 54 Moca, República Dominicana. E-Mail: flore_54@yahoo.es